Estás en:      >     >  

Juan josé vélez otero


Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte en Pinterest Comparte por mail


Biografia



Ver biografia



Poemas de Juan josé vélez otero

Bésame la boca

Bésame la boca con tu boca de rosas, con tu boca de mirtos, con tu boca de cáscara de naranja mandarina. Bésame la boca y ahuyenta mi tristeza de lata en la basura. Llévame al garaje, el día es frío y ando a tres pistones. Bésame. ...

Ya lo sé no hace falta

YA LO SÉ. NO HACE FALTA que me escribas postales, ni me envíes esquejes de cristales oscuros. Hace tiempo que vivo con mis libros a solas y me invento aventuras en las islas lejanas. Ya lo sé. Bebo mucho y redacto poemas que se van...

Siempre fuiste viajera

SIEMPRE FUISTE VIAJERA golondrina de tardes que cruzaba mi calle con sus alas de libros, la mirada perdida y la blusa celeste de colegio de monjas. Golondrina de tardes, te miraba asomado por los vidrios de enero. Se imantaba mi pecho en...

Ya sabes

Ya sabes. Es tan bello este ostracismo, tenderme junto a ti, sentir tus dedos rodarme por la piel en esta alcoba caliente y apartada del vacío. Lo sabes cuando beso, cuando hiero tu boca con torrentes de amapolas, lo sabes cuando busco...

La soledad del nómada

La diaria trashumancia del barro, esta deletérea sensación humana de saberse nómadas del tiempo que nos roba la sombra, nos recuerda la ira de los dioses, la venganza por el hurto ancestral del fuego. Es esto: caminar sin rumbo hacia...

A veces el mar

A VECES EL MAR TIENE un extraño sosiego que las aves imitan, una incierta conciencia de la vida que pasa inútilmente bella, hermosamente vana, calladamente quieta. Es el mudo deseo de ser hoja en la brisa lo que emulan las aves. A veces...

No encuentro la razón de esta tristeza

No encuentro la razón de esta tristeza que viene sigilosa a la ventana, ni entiendo que en las tardes de domingo se atreva sin aviso a visitarme, pasteles bajo el brazo, acicalada cual fuera un familiar.Es la presencia estéril de la estatua...

No sólo flor y mar

No sólo flor y mar, también es fuego constante el de tu carne, el de tu rosa, abeja zumbadora, mariposa de pluma, silbo y sol, verano y juego. Derramas el caudal de nieve, y luego, liberas un volcán que, ciego, osa ungir el corazón...
Poemas de Juan josé vélez otero

Comentarios

Aún no hay ningún comentario.

Debes estar registrado para poder escribir comentarios. Si lo deseas puedes registrarte ahora


Nombre y apellidos:

Email:

Contraseña:

Al enviar enviar este formulario declaro haber leído la política de privacidad y los términos y condiciones.









Epoca


Movimiento


Nacionalidad



También te puede interesar




Raul Suazo




Monica Menis




MARUA ELENA RODRIGUEZ MARTINEZ




Diego Herlein