Estás en:      >     >  

Gerardo diego


Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte en Pinterest Comparte por mail


Biografia

(Santander, 1896 - Madrid, 1987) Poeta español considerado una de las figuras más representativas de la Generación del 27, a la que agrupó por primera vez en una célebre antología y que encabezó el redescubrimiento de Góngora.
Profesor de literatura y de música, inició su andadura poética con El romancero de la novia (1920), que denotaba cierta influencia de Juan Ramón Jiménez y su aprecio por las formas tradicionales. Después de una breve estancia en París, donde hizo amistad con Vicente Huidobro y conoció la pintura cubista, reveló su permeabilidad a las corrientes vanguardistas, como el creacionismo, en versos de gran musicalidad.



Gerardo Diego en una imagen de 1979
Frutos inmediatos de esta experiencia fueron Imagen (1922) y Manual de espuma...

Ver biografia



Poemas de Gerardo diego

Desmayo

Todos los circos todos los circos ingenuos cuelgan de mis cabellos Las campanas agudas se encienden como globos Con tus besos con tus senos alternativos qué linda hamaca para mis olvidos Y el viento en el arroyo expósito peregrinando...

Bahía

A Luis Corona Las semanas emergen del fondo de los mares y las algas decoran los bares Para que tú te alejes y yo pueda cantar esperaremos el regreso del viento de artificio y de la pleamar Por eso y con un ruido que no es el de otras...

Tuya

Ya sólo existe una palabra: tuya. Ángeles por el mar la están salvando cuando ya se iba a hundir, la están alzando, calentando sus alas. ¡Aleluya! Las criaturas cantan: Aunque huya, aunque se esconda a ciegas sollozando, es tuya, tuya,...

La noche se disuelve hombres

Se hizo de noche. ¡Qué noche! No puedo ver a mis hermanos. Y sin embargo, ni los rumores de que una vez que me preocupaba. Se hizo de noche. En los hogares, donde los combates en las calles, los campos son débiles, el miedo y la incomprensión...

Duodécima estación

Al pie de la cruz María llora con la Magdalena, y aquel a quien en la Cena sobre todos prefería. Ya palmo a palmo se enfría el dócil torso entreabierto. Ya pende el cadáver yerto como de la rama el fruto. Cúbrete, cielo, de luto porque...

Segunda estación

Jerusalén arde en fiestas. Qué tremenda diversión ver al Justo de Sión cargar con la cruz a cuestas. Sus espaldas curva, prestas a tan sobrehumano exceso y, olvidándose del peso que sobre su hombro gravita, con caridad infinita imprime en...

Una a una

Una a una desmonté las piezas de tu alma. Vi cómo era por dentro: sus suaves coyunturas, la resistencia esbelta de sus trazos. Te aprendí palmo a palmo. Pero perdí el secreto de componerte. Sé de tu alma menos que tú misma, y el juguete...

Retrato epigramático

Fernando Villalón, almanaque de sol. Piedra picada y halo de sombrero. Si yo fuera cubista sin dejar de ser Goya, qué retrato. Y rebosando del chaleco, reloj de oro y de oro el corazón. Por la calle Lira allá va con su médium...
Poemas de Gerardo diego

Comentarios

Aún no hay ningún comentario.

Debes estar registrado para poder escribir comentarios. Si lo deseas puedes registrarte ahora


Nombre y apellidos:

Email:

Contraseña:

Al enviar enviar este formulario declaro haber leído la política de privacidad y los términos y condiciones.









Epoca


Movimiento


Nacionalidad



También te puede interesar




María del Carmen Ruiz Cruz




Genoveva Tapia Berbel




raibelis gil




Eric Peña