Estás en:      >     >  

Delfina acosta


Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte en Pinterest Comparte por mail


Biografia



Ver biografia



Poemas de Delfina acosta

El beso

Voy a contarte un cuento que otras saben. Las menos como tú jamás supieron. Era un juego de a dos pues se enfrentaban un rey hermoso y una reina a besos. Y érase que ella alegre se moría como última tecla en cada beso. Y él riendo tomaba con...

Las bodas con jesús

¿Faltar a mi deber? Jamás, amado, pues si te fuera infiel ¿con cuál marido tendría yo las bodas más hermosas, que no sean ésas que pasé contigo? He puesto petición en boca mía, y tú con pronto sí me has respondido aquella noche...

Marginamiento

En fin, me pasa por andar de pálida y por mi mala educación de hablar de sangre soterrada y trino obscuro con gente tan decente y sonrosada. (Si lo correcto exige ponderar el máximo centígrado del día y disponer la voz a más...

No se lo digas

No se lo muestres nunca a nadie, ni se lo digas a tu mejor amigo haciéndole jurar con muchas copas que nunca contará. Escucha: ya maduró la luz en la primera fruta del parral y quiero que te asombres. Ni siquiera te nombro, y sin embargo, sus...

El tiempo es beso

¿Escuchas cómo caen las estrellas? La rosa en mi costado dio su aroma, su ensangrentado aroma que me viste. Pasaron desde entonces muchas rosas, y vive aquella flor de mí salida, de mi infectada herida, siempre roja y siempre negra y llena...

Unigénita del sur

Tal vez es culpa mía que haga frío, que rija ya el otoño, y que las hojas se borren de las ramas como pájaros, o se largue a llover a cualquier hora. O es sólo culpa nuestra. Por querernos un fuerte viento por las calles sopla. ¿Cuál mariposa...

Mil

Se llega a mil, señora, con la verja que cerca a su jardín, de doce metros. Las estrellas que el ojo no ha contado nada quitan ni añaden a estos versos. Porque casada cambia de maridos: un Dios te salve y nueve Padrenuestros. A tanta cifra agrego...

Ojos

Y me atreví a mirar el firmamento en el principio exacto del ocaso (no volvería a hacerlo, me contenta el rápido recuerdo de un azul). Y me atreví a mirar la llama súmmum de un gajo de mangal sin culpa alguna, y presumí que aquello...
Poemas de Delfina acosta

Comentarios

Aún no hay ningún comentario.

Debes estar registrado para poder escribir comentarios. Si lo deseas puedes registrarte ahora


Nombre y apellidos:

Email:

Contraseña:

Al enviar enviar este formulario declaro haber leído la política de privacidad y los términos y condiciones.









Epoca


Movimiento


Nacionalidad



También te puede interesar




María del Carmen Ruiz Cruz




Genoveva Tapia Berbel




raibelis gil




Eric Peña