Estás en:      >     >  

Relato

  • Usuario:F. A. Ortiz C.

Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte por mail


Poema

Érase una vez un cura literato
que al margen de sus deberes religiosos
ocasionalmente escribía
versos de buena estirpe
versos que él leía
y volvía a leer
mientras en el confesionario esperaba
a sus contritos penitentes

Una vez a la semana
se concedía un tiempo extra
para sí, un tiempito
y en los medios publicaba
absoluciones y condenas
literarias inapelables

Al respecto
ampliamente conocida fue
la beatificación de Zurita
quien anunciaba el Paraíso
con estas admirables palabras:
"Color rostro humano es mi Dios"

Comentarios

Aún no hay ningún comentario.

Debes estar registrado para poder escribir comentarios. Si lo deseas puedes registrarte ahora


Nombre y apellidos:

Email:

Contraseña:

Al enviar enviar este formulario declaro haber leído la política de privacidad y los términos y condiciones.









Categoria



También te puede interesar


Año nuevo


Insistes, poeta


A veces deseabas


Relato