Estás en:      >     >  

El romance del barrio

  • Usuario:David Moya Posas

Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte por mail


Poema

El barrio tiene la cara
como niño sin escuela.
Le han remendado con charcos
sus pantalones de tierra.
Junto a la calle se agrupan
para elevar entre piedras
las cuarterias deformes
sus plegarias de madera.
Es un remiendo jugando
sobre la calle de niebla
el niño, entre grito y grito
ahumado de cocinera.
A las cinco, sin el sol,
todas las casas despiertan.
Abren sus ojos de pino
-les abren todas las puertas-
y mas tarde en los talleres
el trabajo se congrega
para elevar sus canciones
de martillos y de sierras.
El barrio era antes camisa
tirada en las cordilleras.
Sangre abierta bajo el plomo
de una oscura soldadesca.
Hoy habla por sus martillos,
por la aguja y la tijera.
Por el futuro que aguarda
con fino temblor de arterias
y por la voz de ancestro
que emergiendo de la tierra
tiene dolor de otros años
y amargura de experiencia,
tiene silencio de plomo
en las mandíbulas negras.

Comentarios

Aún no hay ningún comentario.

Debes estar registrado para poder escribir comentarios. Si lo deseas puedes registrarte ahora


Nombre y apellidos:

Email:

Contraseña:

Al enviar enviar este formulario declaro haber leído la política de privacidad y los términos y condiciones.









Categoria



También te puede interesar


Pense traerte a mi pero no pude


Nunca te vayas.


Lo que sentimos


Luis ii de baviera