Estás en:      >     >  

Poemas de felicidad


Se es feliz en lo infeliz se es negro


Se es feliz en lo infeliz se es negro en blanco black in man se es carbón molido se es color el miedo y el lugar del miedo se es la esposa y el padre se es la hija la hermana la piedra cristal soplado se es el cuerpo y el espíritu santo el dogma...

De cómo verónica hace un gesto para ser feliz

Concha Garcia
En esa, ciertamente, cansina mirada un monólogo interior arde quemando los extremos, se iza suavemente apagando paradojas y, al final del trayecto, apunta una sola forma la retina. Es brillante su punta, transparente el cuerpo del objeto, lo llena...

El hombre infeliz

Fabricio Estrada
Resulta fácil reconocer a un hombre infeliz. Su pecho gira como un cubo de diversas dimensiones. Ángulos y vértices los caminos hacia su alma tienen el margen abismal de los abrazos posibles. Su casa es grande y de fórmulas y alambres...

Soy feliz

Josefina De La Torre
SOY feliz. Se lo digo a mi espejo; a este pasar del tiempo que acaricia mi piel y mis cabellos. Soy feliz. Se lo digo a mi cuerpo que aún conserva su sombra de árbol sano. Soy feliz

Cuento sin final feliz

Marisol Briones
Cuento sin final feliz Ay amor y esta es la hora en que tu rostro comienza a hacerse débil y mi memoria está cada vez más vacía de tí Roque Dalton Hacia mí te trajeron Relámpagos y lluvias hacia tì me llevaron mis pasos y...

¡Bien hecha muerte! ¡feliz barbero!

Manuel Ricardo Palma Soriano
«¡Bien hecha muerte! ¡Feliz barbero, que muere a manos de un caballero!». ayer maravilla fui y hoy sombra mía no soy».

Yo quisiera ser feliz como un pie desnudo en una playa

Ricardo E. Molinari
A Victoria y Enrique Yo quisiera ser feliz como un pie desnudo en una playa; como un reno frente al mar; como la cinta llena de muerte de la gorra de los marineros; como la hoja de ciprés que guarda el horizonte de las estatuas; como duerme el...

Ora un dicho feliz picando el gusto

Anastasio De Ochoa
Ora un dicho feliz picando el gusto La plática sazona y regocija. El grato cefirillo blandamente Desplegaba jugando sus alitas, Y ]as fibres campestres mil olores Perfumando el ambiente difundlan. Febo también, al fin de su carrera, Por no turhar...

Sueño de un infeliz súbdito del m de lima

Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso
En una noche oscura y pavorosa, Los males de mi Patria contemplaba; Una escena sangrienta y horrorosa. A mi pecho cruelmente atormentaba: A esta constitución tan lastimosa Encontrar un remedio procuraba; Y en tan inútil como triste empeño, Mis...

Xxxv el asno feliz

Juan Eugenio Hartzenbusch
Llevaba por las calles un jumento varios tiestos en flor, y el grato aroma que embalsamaba el viento, alrededor juntaba del pollino cuantas narices de goloso olfato hallaba en el camino. Viendo que se le sigue, va y lo toma por él el mentecato, y...

De cómo verónica hace un gesto para ser feliz

Vicente Gallego
En esa, ciertamente, cansina mirada un monólogo interior arde quemando los extremos, se iza suavemente apagando paradojas y, al final del trayecto, apunta una sola forma la retina. Es brillante su punta, transparente el cuerpo del objeto, lo llena...

Voy a hacerte feliz

Antonio Gala
Voy a hacerte feliz. Sufrirás tanto que le pondrás mi nombre a la tristeza. Mal contrastada, en tu balanza empieza la caricia a valer menos que el llanto. Cuánto me vas a enriquecer y cuánto te vas a avergonzar de tu pobreza, cuando aprendas...

¡Bien hecha muerte! ¡feliz barbero!

Pedro Bonifacio Palacios
¡Bien hecha muerte! ¡Feliz barbero, que muere a manos de un caballero!. ayer maravilla fui y hoy sombra mía no soy.

Canción de la hora feliz

Porfirio Barba Jacob
Yo tuve ya un dolor tan íntimo y tan fiero, de tan cruel dominio y trágica opresión, que a tientas, en las ráfagas de su huracán postrero, fui hasta la Muerte. Un alba se hizo en mi corazón. Bien se que aún me aguardan angustias infinitas bajo...

Tan feliz tu reinado

Juan Bautista Arriaza Y Superviela
Tan feliz tu reinado Pepillo, ha sido, que no ha habido un monarca de tu apellido, porque discurro que podemos llamarte José Ninguno. Tus grandezas y armas te han merecido que te den un renombre jamás oído; y así,...

Siguiente

Categoria









Poetas

Giacomo Leopardi

(Recanati, Italia, 1798-Nápoles, id., 1837) Escritor italiano. Educado en el ambiente austero de una...

Poemas

Tríptico ii el agua enamorada

Sauce, mírate en mí. Me pondré quieta para servir de espejo a tu ramaje. Sauce, ¿no tienes sed?...

Heces

Esta tarde llueve, como nunca; y no tengo ganas de vivir, corazón. Esta tarde es dulce. Por qué...

A ángela

Ángela, melancólica mi alma hacia tus brazos encamina el vuelo ansiosa de encontrar en ellos calma. Que,...

Lluvia

La tarde se aburre con su lluvia color de vidrio viejo (No hay novedad posible y la espera es tan...